¿Litiasis Vesicular?

Los cálculos en la vesícula son una causa de consulta frecuente para un cirujano, pero para el paciente es una causa de cirugía frecuente, predominan los cálculos (o piedras) en las mujeres, sobre todo si sufren de obesidad y/o han tenido múltiples partos, sin embargo también es una patología frecuente en el sexo masculino, las complicaciones son graves y pueden ser causa de muerte si no se tratan a tiempo.

¿Deben operarse siempre los cálculos en la vesícula?

La respuesta es SI, ya que no sabemos cuando va a ocurrir un evento doloroso o cuando una complicación de la litiasis vesicular, realmente hoy día con la cirugía laparoscópica que es mínimamente invasiva y que implica una hospitalización corta y un postoperatorio muy leve, con un retorno a la actividad normal de la persona en muy pocos días. Otro riesgo aunque menor de la litiasis vesicular es la posibilidad de sufrir un cáncer de la vesícula, el cual se asocia a litiasis vesicular de larga data.

¿Cuales son las consecuencias de tener cálculos en la vesícula?

El síntoma más frecuente de litiasis vesicular es el CÓLICO VESICULAR, el cual se presenta luego de las comidas, sobre todo las ricas en grasa y granos, que tiene características de cólico y que dura un par de horas, para desaparecer luego, el dolor ocurre cuando el cálculo obstruye el orificio de salida de la vesícula durante la contracción normal de esta al comer, por lo que luego de desaparecer el dolor no sabemos cuando puede volver a aparecer, hay pacientes que tienen síntomas cada vez que comen, otros solo ocasionalmente.

Cuando el dolor dura más de 8 horas ya se considera un cólico biliar persistente y normalmente el paciente acude a un servicio de emergencia y probablemente sea operado de emergencia.

Las complicaciones más graves de los cálculos en la vesícula son la COLECISTITIS AGUDA, en la que el paciente tiene signos de infección con fiebre y dolor en el abdomen cuando el cirujano lo palpa, además hay signos de infección en los examenes de sangre (se elevan los leucocitos), la colecistitis aguda es una emergencia y hay que operar de inmediato.

Otra complicación grave es la posibilidad de que un cálculo migre de la vesícula hacia el conducto común de drenaje del hígado, lo que produce una ICTERICIA OBSTRUCTIVA, el paciente se pone amarillo, orina muy oscuro (como coca cola) y tiene evacuaciones con heces blancas; esta entidad hoy día implica que deben realizarse nuevos estudios de laboratorio, radiológicos, debe ser evaluado por el gastroenterólogo quien realizará una endoscopia para introducir un cateter dentro del conducto de drenaje del hígado, evidenciar el cálculo que está obstruyendo el conducto común y sacarlo normalmente con una cesta o una pinza, esto implica un mayor gasto y un mayor riesgo de complicaciones.

La complicación más grave de todas es la posibilidad que este cálculo suficientemente pequeño para pasar desde la vesícula al conducto común, además pueda pasar a obstruir el conducto de drenaje del páncreas, produciendo entonces una PANCREATITIS AGUDA, este proceso es de mucha gravedad y de curso incierto, el páncreas produce sustancias para digerir los alimentos una vez drenado en el intestino, por lo que al obstruir su mecanismo de drenaje esas sustancias se acumulan en el páncreas y comienza a digerirse el propio páncreas, en el mejor de los sitios y con el mejor de los tratamientos la pancreatitis debe permanecer en dieta absoluta varios días y requiere la intervención de varios especialistas, además el paciente con pancreatitis es muy susceptible a sufrir otras complicaciones que ameriten luego otras cirugías.

Lo mejor es prevenir la posibilidad de sufrir alguna de estas complicaciones con una cirugía de poco riesgo, poco tiempo quirúrgico y mínimamente invasiva como es la colecistectomía laparoscópica.

¿Cuales son las consecuencias de la extirpación de la vesícula?

Realmente las consecuencias son pocas si es que alguna, algunos pacientes refieren la presencia de grasa en las heces, pero es un hallazgo excepcional, la mayor parte de los pacientes no notan ninguna diferencia luego de la colecistectomía (extirpación de la vesícula), la cirugía laparoscópica disminuye el dolor postoperatorio de forma importante, y por supuesto la cicatriz es casi invisible.

Realizamos la colecistectomía con la introducción de 4 portales de acceso al abdomen del paciente, dos de 5 mm y dos de 10 mm, las de 10 mm van localizadas en el ombligo (normalmente dentro del ombligo por lo que casi es imposible ver la cicatriz posteriormente), la otra entrada de 10 mm va en el medio del abdomen justo por debajo del esternón, las otras dos incisiones de 5 mm van lateralmente en el abdomen hacia el lado derecho, por ser de 5 mm con el tiempo es casi imposible encontrarlas.

 

 

 

Todos los contenidos propiedad de Fernando Godayol Disario
Fernando Godayol Disario Web Site, Copyright © 2005 DMP Pro